Consejos antes de ir a dubai.

Dubai es lo más vibrante y cosmopolita que puede tener los Emiratos Árabes. Todo es intensivo aquí: desde sus construcciones, su vida social, su economía y hasta su gente, porque hay que recalcar que la atención vaya donde vaya es excelente, es como si quisiesen dar una excelencia al turismo para que se lleven lo mejor de ellos.

Foto: CalMeWhatEver

Foto: CallMeWhatEver

Es un destino que atrae a todo tipo de público, desde los más exclusivos que buscan la modernidad, los altos negocios, boutiques de alta costura, jugar al golf, comer en magníficos restaurantes, hacer excursiones elitistas a bordo de barcos, hidroaviones o helicópteros, como turistas aventureros que les gusta el mar, el desierto y sus camellos en libertad, recorrer los antiquísimos zocos y regatear un poco. Luego, fuera de Dubái la vida es más tradicional y con un ritmo más lento. Con sus estériles montañas, sus playas orientales de los EAU y sus personas amables dispuestas a conversar aunque no hablen el mismo idioma.
La hospitalidad es una parte importante dentro de esta cultura dentro de la familia y mucho mas con los extranjeros o recién llegados. Cabe la posibilidad que una familia emiratí le invite a tomar un refresco o un té incluso antes de haber entrado en una tienda a comprar, principalmente, alfombras o joyas. Es de buena educación aceptar gentilmente este tipo de tradiciones.
Por si algún día se deciden a conocerla, resumiré todo lo que un viajero debe tener en cuenta:
Divisa: Dirham de los EAU. Es posible cambiar dinero en hoteles aunque el cambio aquí es menos ventajoso y en centros comerciales, hay algunas tarjetas de crédito extranjeras que se pueden usar para sacar dinero aunque hay que tener en cuenta que pueden tener altas comisiones. 1$ = 3,6 Dirhams, 1€ = 4,8 Dirhams (Aproximadamente).
Horario: GMT + 4.
Electricidad: 220/240 v; los enchufes son de tres clavijas.
Temperatura: Entre 10°C por la noche en invierno (de diciembre a marzo) y 49°C durante el día en verano (de junio a agosto). La mejor época para visitar Dubái es de octubre a abril, ya que la temperatura es ideal para disfrutar de la playa durante el día y salir al aire libre durante las noches cálidas.
Vacunas: no es necesaria ninguna vacuna específica.
Visados: Ciudadanos de los países árabes no necesitan visado. Los ciudadanos del Reino Unido, EE.UU., Australia, Nueva Zelanda y la mayoría de países de Europa y del Extremo Oriente necesitan un visado gratuito de visita de 30 días prorrogables a partir de su llegada. Los ciudadanos de los demás países, deben obtener un visado a través de un garante local u hotel.
Duty Free: En el aeropuerto existe una zona duty free. Se puede llevar un máximo de 400 cigarrillos o puros de 250 gramos, 200 ml de perfume y cuatro litros de vino o bebidas alcohólicas.
Consumo de alcohol: El alcohol se sirve en restaurantes, bares y clubes con licencia, pero no se puede comprar en la ciudad. Conducir bajo los efectos del alcohol también está totalmente prohibido y se aplican sanciones muy severas a los delincuentes.
Vestimenta: Las noches de invierno son muy frescas y muchos comercios tienen aires acondicionados súper potentes. Por razones culturales las mujeres preferiblemente deben vestir modestamente en la ciudad y muchas veces es indispensable usar una falda larga o pantalones y manga corta, especialmente durante el Ramadán.
Comportamiento en público: También por razones culturales, el comportamiento en público debe ser comedido. La embriaguez y las muestras de afecto manifiestas son ilegales y ofensivas para la cultura musulmana.
Seguridad: Dubái es una de las ciudades más seguras del mundo, con un índice de criminalidad muy bajo, sin embargo al ser una ciudad tan grande lo ideal es mantener precauciones de sentido común. Las mujeres no deberían tener problemas para moverse por la ciudad sin compañía siempre y cuando utilicen una vestimenta modesta para no llamar la atención en las zonas más tradicionales de la ciudad.
Cultura: Este aspecto puede causarle un poco de impacto ya que no solo encontrará visitantes cualquier rincón del planeta, sino que se mezclará con residentes árabes del Golfo vestidos con atuendos tradicionales como las dishdashas y abayas. También escuchará el sonido de las mezquitas llamando a la oración, de las conversaciones en árabe en las cafeterías, del dulce aroma de la shisha árabe (pipa de agua), de la gráfica escritura, pero el mayor contraste lo notará entre sus mujeres.