El buen comer en Bilbao.

Normalmente lo ideal sería “comer para vivir”. Pero en todo el norte de España y en particular en Euskadi y Bilbao, el lema parece ser “vivir para comer”. Y es que en el Norte y por el motivo que sea, se come “con un par de cojones”, para que además de irte satisfecho y recomendando la zona por su placer al buen comer, te sientas como o mejor que en casa haciendo una buena sobremesa e intercambiando con los demás comensales más allegados un mejor rato de tertulia, canciones y entretenimiento. Da lo mismo que comas en una cofradía, en un bar de carretera con menú del día o en un buen hotel, la comida que te servirán será auténtica, con sabor casero y abundante.

Vista desde el aire del Casco Viejo. Foto: Dalbera.

Vista desde el aire del Casco Viejo.
Foto: Dalbera.

Y es que en Bilbao puedes escoger entre comer Cocina Tradicional, donde lo recomendable sería, por ejemplo, las Siete Calles del Casco Viejo. Ubicadas como bien lo dice su nombre, en el Casco Viejo de la ciudad, en la zona adyacente al Mercado Central. Ahí puedes degustar desde el típico y económico menú del día donde puedes degustar lo más característico de la región: alubias con sus “sacramentos”, lentejas con chorizo, porrusalda, papas con chorizo y de segundo lo que el cocinero tenga a bien ese día que en general va de carnes variadas; por supuesto, acompañado con su correspondiente botella de vino de rioja, café y postre.

Café Iruña. Foto: Goodiesfirst.

Café Iruña.
Foto: Goodiesfirst.

Esta zona del casco viejo es también para probar los más variados y elaborados “pintxos”. Y es que es un placer tomarte un chato de vino acompañado con una tapita de cualquier manjar que en algunas veces es realmente de cocida vanguardista y minimalista. Los pintxos son casi de elaboración obligatoria en todos los bares en Bilbao. Otra zona estupenda para ir de copas está en la Gran Vía y sus aledaños. Justo en una transversal al Corte Inglés y en una zona peatonal, está el Café Iruña, de obligada visita por su inmensa variedad de pintxos y ganador el concurso de pintxos y tapas, además de otros reconocimientos oficiales como la declaración de “Monumento Singular”, en 1980, y el Premio Especial al Mejor Café de España 2000, concedido por la prestigiosa “Café Crème Guide to the Cafés of Europe” editada en Londres bajo la supervisión de Roy Ackerman.
Para los mas sibaritas, también hay cocina Vanguardista que dista mucho comer poco y quedar con hambre, ya que el secreto está en probar nuevas alternativas culinarias, en pequeñas porciones diseñadas de forma artística pero en varios platos, todo eso acompañado de un buen vino o txacolí y dentro de un ambiento moderno y estilista. Recomendamos el Bascook, con un ambiente excelente y la calidad / precio también solidaria.