Faros de España.

Un faro es una torre de señalización luminosa ubicada cerca o junta a la costa, en incluso dentro del mar. Los encontramos ubicados estratégicamente donde hayan rutas de navegación y cuya luz sirve de guía. Proviene del griego antiguo: pharos y su origen viene de la isla de Faro donde estuvo ubicado el Faro de Alejandría.

Lo cierto es que desde tiempos remotos han sido motivo de escritores, poetas y románticos que ven en ellos la tabla de salvación de los navegantes durante una noche de tormenta y vientos bravíos y para muchos elementos misteriosos del mundo náutico.

A continuación os presentamos algunos faros de España:

faro entallada
Faro de la Entallada. Fuerteventura.

Fue construido en 1953 y único en toda Canarias; consta de una torre y 3 viviendas iguales. Se encuentra ubicado en la isla de Fuerteventura en el municipio de Tuineje, muy cerca de Las Playitas y desde sus 200 mts. De altitud y apenas a 100 Kms de África (es el punto geográfico de Canarias más cercano a África) está vigilante al mar que lo rodea ofreciendo a quien lo visita unas vistas marinas espectaculares y al Monumento Natural Cuchillos de Vigán, declarada zona protegida de interés científico. Los Cuchillos son restos de acumulaciones de coladas volcánicas formando montañas de 500m de altura, alargadas entre dos valles.

 

Foto: Hugo Pardo Kuklinski

Foto: Hugo Pardo Kuklinski

Faro Cap de Creus. Girona.

En un entorno misterioso de negros acantilados de rocas paleozoicas, calas desnudas fuente de inspiración para Dalí en el extremo más oriental de España, donde la Cordillera de los Pirineos se sumerge en el Mediterráneo, por el primer punto por donde sale el sol en la península ibérica y donde la sensación de lejanía avivada por el viento de tramuntana, ahí, en ese irreal escenario emerge la silueta del Faro Cap de Creus. Muy cerca y en la antigua casa que perteneció a los carabineros se puede comer y descansar en sus habitaciones y disfrutar de la magia y paz de estos confines de la tierra.

 

Foto: Amaianos

Foto: Amaianos

Faro de Cabo de Palos. Murcia.

Construido en 1865 para dirigir el tráfico marítimo en este punto crucial del Mediterráneo, el faro del cabo de Palos fue utilizado también como escuela de fareros, de ahí su voluminoso primer cuerpo. Su linterna levanta más de 50 metros del suelo para paliar la escasa altura del farallón rocoso sobre el que se asienta, final de una serie de cabezos volcánicos que salpican esta porción de costa murciana. Frente a Palos emerge la isla de la Hormiga sobre cuya exigua superficie se empina el primer faro automático que se instaló España, sustituto de otro manual que un temporal mandó al fondo del mar a finales del siglo XIX junto con toda la familia del farero, que pereció en la tragedia.

 

Foto: Bortescristian

Foto: Bortescristian

Faro de Formentor. Mallorca.

Es el cabo más aislado, agreste y vertiginoso de la isla. Un emblema de la isla de 170 metros en vertical sobre el extremo norte de la isla mallorquina. Para señalizar tan acusado accidente y aprovechar una atalaya natural tan ventajosa, se inauguró en 1863 el faro de Formentor, una construcción de base cuadrada rematada por una torre cilíndrica de 24 metros de altura desde la que se divisa toda la costa de Pollença y en días claros, hasta la isla de Menorca.

Seguir leyendo ‘Otros faros de España’…