Isla de La Graciosa, Lanzarote.

la graciosaa

Desde el Mirador del Río, una de las obras camuflaje de César Manrique en Lanzarote, tenemos una visión excelente de la isla de La Graciosa al norte de Lanzarote. Un paisaje semiplano y árido, aguas celestes y unos 700 vecinos forman esta isla que se caracteriza por sus escasos 27 kilómetros cuadrados exentos de asfalto. Un territorio en el que el hombre apenas han construido unas casas y que es posible visitarlo y hasta alojarse durante las vacaciones.

Para llegar a la isla solamente tendremos que coger la carretera general de Lanzarote en dirección Tahíche, Guatiza, Arrieta, Punta Mujeres y Órzola que es nuestro punto inicial donde podremos coger un barco el cual sale y regresa cada cierta hora. Un trayecto divertidísimo si el mar está bravo (No apto para los que se marean) y muy relajante si está como un plato. Generalmente el barco nos dará un paseo y nos enseñará la costa de Lanzarote, las montañas caen en picado pero de forma suave hacia el mar y es una vista maravillosa y preciosa para plasmarla en una foto. Un detalle curioso es que cuando se vuelve de La Graciosa a Órzola si miramos hacia la derecha veremos como en la roca se dibuja una mancha con forma de momia.

Generalmente la mejor época para visitarla es en verano, hará calor pero es mejor que coger un día malo en invierno. Si tenemos alma festiva el 16 de julio es la Virgen del Carmen y son fiestas, se hace una procesión y se saca la Virgen al mar, ahora eso sí, habrá mucha gente. Carnavales por lo general también suele ser una época en la que la gente  viene y va con más asiduidad y suele haber verbenas por la noche, en estas fechas está muy animada la isla.

La Graciosa. Foto: Jonaycp

La Graciosa.
Foto: Jonaycp

Ya una vez allí la mayoría de la gente lo que hace es buscar un hueco en la playa y echarse como lagartos a coger el sol, hacer snorkel y así hasta la hora de regreso. Sin embargo se puede hacer un recorrido a pie, en bicicleta o en taxis 4×4.

Qué  ver: Los dos asentamientos que hay son Caleta del Sebo donde vive generalmente todo el poblado y Pedro Barba que es exclusivamente vacacional. La famosa playa de la Concha ubicada a unos kilómetros de Caleta del Sebo tiene unos cuantos metros de arena que se mezclan entre el agua cristalina, otras playas son la playa La Francesa y la playa de la Cocina situada por Montaña Amarilla.

Si me dejáis daros un consejo si se decide hacer alguna ruta en bici o a pie es recomendable llevar mucha agua y comida ya que como se puede observar el paisaje árido no existe ninguna sombra y mucho menos nos encontraremos con otra tienda que no sea la de Caleta del Sebo.

Dónde comer: Se puede degustar de un menú del día que generalmente suele ser pescado del lugar en el restaurante El Varadero o el restaurante El marinero.

Dónde dormir: Los apartamentos de Evita Beach están en primera línea de playa en Caleta de Sebo.

Espero que podáis disfrutar de la tranquilidad de la isla y por un momento imaginar como hace cientos de años no existían carreteras, ni ruido, ni atascos. Simplemente eso, respirad el aire con olor a mar y descubrid.