La península de Coromandel, Nueva Zelanda, un lugar todavía desconocido por muchos viajeros.

Playa de Coromandel. Foto: Goc53

Playa de Coromandel.
Foto: Goc53

A dos horas de Auckland, recorriendo la carretera Pacific Coast Highway se llega a la Península de Coromandel. Seguramente no sea muy conocida por los viajeros pero es considerada como una de las zonas con mejores playas del país y es admirada por sus magníficos bosques con una flora realmente impresionante.
Se puede notar una gran diferencia entre el oeste y el este. La costa oeste está plagada de vegetación y sobre todo abunda el pohutukawa una variedad de árboles nativos. Sin embargo la costa este es otro paisaje totalmente distinto ya que posee unas playas de arena blanca preciosas que son famosas por, como no, la práctica de deportes acuáticos sobre todo del buceo y el surf.

 

Playa de Coromandel. Foto: Goc53.

Playa de Coromandel.
Foto: Goc53.

Esta región ofrece numerosas actividades: bañarse en la playa Hot Water Beach es un placer ya que debido a su actividad volcánica si se cava en la arena sale agua caliente por lo que es una especie de spa súper relajante, también es posible alquilar un kayak y explorar las islas cercanas, se puede visitar la famosa Cathedral Cove, hay numerosos senderos por los que ir de excursión en bicicleta, para los amantes de la naturaleza es posible realizar un safari para avistar a los kiwis, también existe un ferrocarril que atraviesa los bosques en el que podremos tener unas mangníficas vistas del Hauraki Gulf.
Resulta curioso poder visitar un lugar maravilloso en el que el turismo todavía no se hace notar en exceso y poder captar al 100% la cultura de esta ciudad reconocida por su estilo de vida alternativo ¿No te parece?