Paraísos para el buceo, otro mundo bajo el mar.

Fondo marino Mar Rojo, Egipto. Foto: Derek Keats.

Fondo marino Mar Rojo, Egipto. Foto: Derek Keats.

Sumergirte bajo del mar y poder observar los fondos marinos cada día cobra más adeptos y no hace falta irse muy lejos, aquí mismo, en España y mucho más cerca, en Canarias los fondos son un mundo aparte.

Fuerteventura, un paraíso para los amantes del buceo. Sus suelos de lava y formaciones rocosas, ricos en peces variados y praderas de algas, sus aguas tibias, buen clima y hermosas playas lo convierten en uno de los destinos de buceo más bello de Europa. Puedes bucear en el norte en la zona del Cotillo, Caleta de Fuste, Corralejo, Lobos… Pero el sur no se queda atrás con las grandes playas de Jandía, Cofete, Gran Tarajal. A decir verdad, es una isla que ofrece todo para los amantes del mar: aguas turquesa para los amantes del buceo o de la playa, viento para los amantes del Kitesurf y si unimos los dos, podrás disfrutar del windsurf, surf, vela y todo lo que se te ocurra.

Islas Medas y Cap de Creus, preciosas islas de la Costa Brava cuyos fondos, reserva natural protegida, y sus aguas claras ricas en especies marinas invitan al buceo tanto de los incipientes como de los más experimentados.

Si vamos a la Costa del Sol, también podemos hacer submarinismo y buceo. Con bancos de boquerones, corales y pulpos, la experiencia puede ser inolvidable. Sus costas como la playa de Marina, Piedra de en Medio, los Pasadizos o los Candelabros son unas de las muchas que podemos descubrir.

Fuera de España, en el Mar Rojo y al sur del monte Sinaí en Egipto, existe una reserva con más de 100 especies de coral, pudiendo nadar entre rayas, tortugas, morenas o tiburones.

Si vamos al Caribe, los Roques en Venezuela son un conjunto de islas protegidas cuya práctica es una delicia: aguas calientes, limpias y cristalinas y con una riqueza tanto de fauna como de flora marina que las hacen envidiables. Luego, fuera en tierra firme sus playas desiertas son el complemento para el más exigente y lo mejor es su clima, ya que puedes ir cualquier época del año. Eso sí, acceder a ellas un poco complicado: en avioneta desde Caracas o en tu propio barco.

El gran agujero de Belice, centroamérica es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, alberga cantidad de especies marinas, es la segunda barrera coralina más grande del mundo y es considerado uno de los mejores lugares del mundo para el buceo.

La diosa del buceo en el Mediterráneo es la Isla de Malta. Allí la Isla de Gozo es el principal punto para practicar este arte y como se dice, es donde “la Ninfa Calypso hizo prisionero a Ulises durante siete años”; y es que sus aguas son un deleite con sus formaciones rocosas.

Por supuesto, no podemos olvidarnos de Fidji en el Océano Pacífico. El Gran Arrecife Marino es la tercera barrera de coral más importante del mundo albergando a más de 400 especies de corales y plantas.
Por último, el Sultán de las Profundidades está en Omán, en el Océano Indico, con hermosas cuevas, catedrales y sus preciosas islas de Daymanyiat al norte, donde poder bucear entre mantas, peces murciélago y rayas.